Santa la vida, con un par de neuronas interconectadas y dispuestas a ser usadas. Y un par de ovarios, por cierto.

Pero sagrada la vida cuando no dejas que te posean las decisiones ajenas, los vicios indiferentes, las miradas cristalizadas.

Qué bonita la vida, cuando decides vivirla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s