Los asinápticos

Qué momento, señores, qué momento. Volví a recaer, volví a dejar de fumar. Pienso volver a intentarlo hasta que lo consiga. Es la filosofía de vida que profeso y, desde que me adherí al círculo de los cabezones, no me va nada mal.

No estoy contenta de haber recaído, claro que no. Pero estoy feliz de haber vuelto a coger impulso. La lucha continúa.

Entre los nuevos retos he encontrado una semana llena de ansiedad. Ya sabemos la ansiedad es la mejor amiga del fumador, siempre unido a sus buenas excusas. Y, desde luego, los idiotas. “Los idiotas”, bien podrían hacer un grupo cerrado y pagar cuota, son una serie de personas con poca empatía y menos capacidad, que cuando saben que estás haciendo un esfuerzo por no fumar te dicen cosas como: “venga, tonta, por uno no pasa nada”, “si no lo vas a conseguir”, “a ver lo que te dura”, “yo si fuera tú lo dejaba en una época de menos estrés”, etc. Qué pocas conexiones neuronales, en serio. Sinapsis, creo que se llamaban. Asinápticos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s