Te muerdo, me digo.

Tumbada en la cama, me acompaña Gretel, mi preciosa gata de unos diez años ya. Leal y cariñosa, dos rasgos que compagina con un carácter sorprendente y que no todo el mundo alcanza a comprender. A veces muerde, buscando atenciones y mimos que no llegan. Y ella mira fijamente, sin entender las reacciones. Es algo que observo desde fuera, alejada, pues nunca lo vivo en primera persona. Yo entiendo a Gretel, y ella parece entenderme a mí, al menos cuando se tumba a mi lado discretamente, como si supiera que justo ahora, la necesito.

Presumo de entender la naturaleza humana, tantas veces y otras también. Y sin embargo, no es cierto. Cada vez nos comprendo menos. He llegado a un punto de no retorno que me asusta, no os voy a engañar. Se me encoje el estómago cuando recuerdo las últimas experiencias románticas que he tenido, si es que se pueden llamar románticas. Seguramente, no.

He sentido posibles amores marchitarse por el efecto duradero de un embrujo anterior. He conocido y muy de cerca los anhelos silenciados de personas aparentemente simples y vacías. Finalmente lo estaban, pero sus deseos los dotaban de una sensación de humanidad casi perpetua, magnética si acaso. Y cuando me he logrado posicionar como conocedora de la verdadera naturaleza, la decepción se ha adueñado de mí.

No tengo treinta años, y sí he tenido treinta experiencias negativas, y más de treinta. Es cierto, yo me aferro a lo positivo como si fuera mi oxígeno. Pero también es cierto que empiezo a estar cansada y decepcionada. Percibo emociones varias como una selección caprichosa que solo coexiste entre la literatura y otras artes. Y amo la literatura, no me entendáis mal. Pero ese mundo real en el que bailo cada día, parece más frío, ahora despojado de ilusiones inocentes y casi infantiles.

Crecí con la idea de la esperanza y la fe en la humanidad. Y yo os pregunto: ¿os pensáis vivos por caminar así por el mundo?

Haceos responsables de vuestras propias ideas, reflexiones y percepciones. Y que no os las quiten. Pero vosotros… haceos responsables de algo. Que vais teniendo una edad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s