Invece se…

No esperes que sea el jueves, el día en que los colores se mezclen armónicamente. Tampoco el viernes, ni el sábado, ni el domingo. No pienses que todo vendrá porque sí, porque la vida te dota de la bendición engañosa de acceder a la verdad, como si fuera tan fácil, tan tuya, tan de nosotros. Seres humanos complejos, despistados del correr de las horas, del pasar de los días. Y te preguntas si estoy hablando de lo mismo. Seguramente, no. Somos tan diversos como nuestros ADN, capricho de la genética y del destino. No quieras entender todo. A menudo es suficiente con entenderse a uno mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s