Y más preguntas.

A través de la pantallita del teléfono móvil, de la interfaz ya repetitiva de la aplicación de mensajería instantánea, he vuelto a imaginar lo que ya creí real hace un año, hace dos, hace tres, hace tanto. ¿Cuántos años llevamos jugando a la vida? ¿Qué sentido tiene?

Esta vez, regresé yo. Y lo hice sin saberlo. Sintiendo un impulso natural, una consecuencia del recuerdo, que se repetía en el curso de los días. Volví y pensé “ya he vuelto a meter la pata”. Y equivocándome contigo, de nuevo encontré un rincón más confortable que cualquier otro recuerdo. Pero qué pasa…

Siempre fuiste ese “algo” pendiente, llámalo amor platónico, llámalo asignatura pendiente. Pero siempre fuiste. Y yo intenté ser. Hoy me pregunto, realmente me interrogo, si esto no es más que un tonteo adolescente que pasó de rosca, o es algo más en dos cobardes. Seguramente sea lo primero, no te entusiasmes. Qué poco me gusta la idea de aceptar una supuesta cobardía.

Y había olvidado tu voz.

¿Elegiste la realidad que te convenía creer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s