Estaba tan enfadada.

“Es interesante analizar brevemente el comportamiento de los demás. A veces se aprende muchísimo. Otras, solo un poco. Pero siempre se aprende.

Por ejemplo, podemos observar que hay personas que realmente son víctimas de los momentos. Se motivan con gestos y miradas, con un tono de voz o una risa enérgica. Y explotan en intensidad. Se llevan por delante mucho, incluso a ellos mismos, pero sin intención alguna. Responden a su impulso, se dejan hacer. Y así hacen también al resto.

Hay personas que reciben estas actitudes con una extraña conciencia que no se sabe de dónde sale. Asimilan, reflexionan, priorizan, ponen en orden.

Normalmente, los primeros son los más afortunados. Llegan a casa y consiguen dormir tranquilos. Mientras que los segundos deben terminar de gestionar la bomba de relojería que les han echado encima.

Los primeros defenderían que es “vivir”. Los segundos, responderían que es egoísta.

Si estás en el primer grupo, es hora de ir madurando. No vaya a ser que un día, sea tu propio reflejo, en un espejo cualquiera, el que responda a tu escasa inteligencia emocional.

De nada”.

– Vale. Leído… No entiendo por qué me lo das a mí.

– De nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s