4.

El micrófono no funciona. La cámara mantiene una imagen bastante distorsionada. El sol no facilita la imagen. El ruido de una moto interrumpe la frase. Malditas –y benditas al mismo tiempo– videollamadas.

– Queríamos proponerle una entrevista presencial. Conocernos, hablar de todo un poco…

Abre los ojos y arquea las cejas, en busca de una respuesta que no llega. Ella se sonríe: pueden hablar lo que desee, ya está dentro. Asiente y él parece satisfecho. “Habla, no te quedes callada”, se repite, obligándose a ser siempre la más sociable y adecuada cada lugar y situación. Allí, en su jardín, todo parece adecuado.

¿Habla ella o lo hago yo? A veces, pierdo la noción del tiempo. Me la quedo mirando y olvido por completo si ha conseguido embaucarme del todo. Creo que no soy nada objetivo. ¿Estabas pretendiendo que lo fuera?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s